Romina Freschi

(Argentina, 1974). Publicó los libros de poesía redondel (Siesta 1998-2003), Estremezcales (Tsé Tsé 2000), Petróleo (Eloísa 2002) y El-pe-Yo (Paradiso 2003) + las plaquetas Soleros (1998 BAND), Incrustaciones en confite (1999), Villa Ventana (Arte Plegable, con ilustraciones de F. Fazzolari, 2003) 3/3/3 (PDD 2005), Solaris (pájarosló, bilingüe, 2007) y Variaciones de Órbita (2010). Entre otros reconocimientos, en 2002 recibió un subsidio a la Creación de la Fundación Antorchas, en 2004 realizó una residencia para artistas becada por dicha institución y el Banff Centre de Canadá y en 2004 y 2006 recibió subsidios de Emprendimiento Cultural y como Creadora del Fondo Metropolitano para las Artes para la revista Plebella(www.plebella.com.ar), de crítica de poesía actual, de la cual es directora y donde desarrolla su labor crítica. Fue fundadora de los proyectos Zapatos Rojos, Cabaret Voltaire, Living de la Poesía y Arte Plegable, entre otros. Es egresada de la carrera de Letras (UBA). Coordina talleres de poesía. Su blog personal www.freschi.blogspot.com.

 
     
     
 

Astronauta

Vivo mi vida como si estuviese viajando en una nave espacial.
Miro por una pequeña mirilla un paisaje imponente y debo tomar medidas extremas
para la conservación de la vida, el solo movimiento, la respiración.
El grueso de los mecanismos, dispositivos y rutinas que ejecuto
componen la capa protectora que me separa del vacío y orientan la inercia de la inevitable, inabarcable,
indetenible
relatividad de pensar que, en realidad,
nada gira en relación a una estrella.


Habiendo estallado así el sentido, la estrella se multiplica y no queda otra cosa
que mantener el rumbo, una sola dirección. La estrella son las estrellas,
con todas sus lunas, sus planetas, nebulosas, anillos, platos, rocas, asteroides, cometas.
Yo y mi nave navegamos a solas reparando nuestras heridas, el cascarón cada vez más roto
el óxido cada vez más cerca
de la razón.

(de la plaqueta Variaciones de Órbita, pájarosló ed. bs. as.2010)


expuesta como en autopsia


me veo
no siento
cerca de la tierra estoy, como si alguna vez la hubiera dejado
lo que se derramaba ahora está seco
pastoso, casi volátil si no fuera
porque no levanta vuelo sino cae a la tierra

pienso en un virus, un genio, un malo que me abatió
pero solo es el pasado ese cascarón
dentro, como un pensamiento débil o fuerte, me muero

inocua, fantasma ya, como un recuerdo
souvenir que no viene, se escapó y dice:
hay dolor en la muerte
parece que hay culpable y lo persigo, con dolor lo persigo
como un fantasma, inocuo para la razón
sin culpa, estoy hecha pedazos

cómo llegar a la mañana

rota, es la mejor manera, sin nombre, ya sin nada
no soy ésa que ves, ésa que imanta bajo ese nombre alto, pulido, oxidado
no hay nada ahí, quién vino, no sé
la hoja del cuchillo que duerme conmigo deshilachó toda mi carne obesa
soy varios hilos de esa pasta o ninguno, mancha de plasma tan rosada
aún cálida como un corazón
eso fui, un corazón
grande como la boca de un monstruo que te aleja
e igual te va a comer

 

(inédito 2010)



Largas convivencias

A Reynaldo Jiménez


De ese amor rosa, rosado
poco parece quedar más que esta cercanía
miope, microscópica, herida
mas siempre verde, violácea, rosácea
raíz viva.

Se preven lluvias, se viven precipitaciones
sueños, relámpagos, reales
una sequía insondable de viento y de arena
que ya alguna vez nos ha petrificado.

Bellos representantes de roca hemos sido
en un anfiteatro que parecía natural
clásico, perfecto, mayúsculo
tiesos como piedras hicimos el intento
vendimos la vendimia, su postal
creímos de ese monumento.

Joyas como escamas endurecen el suelo
somos dueños de petróleo, eso sabemos
pero rotas, al fin, las estatuas
como finas vasijas rotadas
buscamos bajo nuestra manta
aquella carne rosada, pequeña,
bebé del amor.

 

(San Juan, Enero 2008, con Adrián, en las inmediaciones del Valle de la Luna, de la serie inédita Famillas, publicado en la Antología Con Rimel 2010)





Nocturno

Para mi madre y para mi hija


clara es la noche
la voz resuena como al borde de una montaña
un eco, estar en precipicio
entender tal gnoción
más allá de las paredes que barrican
entrever un jardín adentro
una noche
como la que ilumina tu cara, Luisa.

(inédito 2010)




laporíadelahipérboledelaparia

[me parece que todo el tiempo estoy al borde de la muerte y quizás así sea, al galope una aporía negando el movimiento en el que me traslado, desatada, continúo y me transformo en mí misma, podría caer en algo diferente pero no, soy yo misma, cuadro por cuadro, detenida en una cabalgata que se desata en mí, caigo en mí siempre y siempre que sigo viva es porque estoy al borde de la muerte]

(inédito 2009)